JUSTIFICACIÓN DE LA ELABORACIÓN DE UNA INGENIERÍA DE INCENDIOS

bomba

¿Por qué diseñar antes de instalar? La justificación de una ingeniería previa

La mayoría de las veces, cuando visitamos a un cliente que requiere de una solución de protección contra incendios, nos encontramos con la situación de que éste no tiene claro qué exactamente debe instalar o cuál es la solución óptima para su requerimiento. Quizá el Cuerpo de Bomberos le pidió "un sistema de extinción según el Código NSR" o la aseguradora, en un informe en inglés le sugiere la instalación de un "sprinkler system" para proteger sus almacenes.

En todo caso, el encargado de atender esa situación internamente en la empresa es el especialista de seguridad y regularmente llama a su proveedor de confianza y a dos proveedores más que consiguen entre colegas e internet. El especialista en seguridad le pide a cada ofertante, previo recorrido individual o colectivo, que cotice el "sistema de extinción según la norma", o peor aún, que haga un presupuesto "de todo lo que se necesita para que estemos en norma".

Así bien, cada empresa que oferta, dependiendo de sus conocimientos, capacidades, disponibilidad, acceso a información, necesidades o políticas particulares de mercadeo, puede llegar a presupuestar cantidades de obra diferentes, bombas y tanques de diferentes capacidades, con o sin rociadores automáticos, tubería de diferentes diámetros, etc. Cada propuesta tiene diferentes precios, diferentes marcas, diferentes condiciones. ¿A quién elegir? ¿Cuál es la mejor propuesta? No hay forma de saberlo. El especialista en seguridad no tiene la obligación por su formación o cargo de conocer el tema a un grado de profundidad que le permita discernir cual es la mejor oferta. Este quizá es el problema número 1.

Si se usan criterios clásicos de selección y evaluación de ofertas, el analista de seguridad y su organización, pueden contratar la instalación un sistema sobre dimensionado y gastar dinero extra, es decir, perder dinero. O seleccionarlo por precio e instalar aquel que está sub dimensionado, que eventualmente el Cuerpo de Bomberos rechazará, y también perder dinero.

La mayoría de las instalaciones de incendios en nuestros países están fuera de norma, es decir, no cumplen con las normativas nacionales e internacionales de protección contra incendio. Estos son sistemas contratados usando el procedimiento comentado arriba.

El procedimiento sugerido en estos casos es más o menos como sigue. En cada paso se da una breve justificación del porqué:

1.- Solicitar la elaboración de una ingeniería al menos básica del sistema requerido a una empresa con experiencia y certificada por los fabricantes de los equipos que comercializa. Las ventajas principales de esto son las siguientes,

  • El analista y su grupo multidisciplinario tienen la posibilidad de ver y discutir los criterios de diseño del sistema,
  • El proyecto provee de documentación auditable que sirve para fines de control previos y posteriores y evidencia de las gestiones que se están haciendo para implantar el sistema de protección contra incendios,
  • El especialista y su grupo poseen un mapa de los requerimientos reales de protección de la planta y pueden introducir sus comentarios o mejoras,
  • La organización puede presentar el proyecto ANTES DE SER INSTALADO al Cuerpo de Bomberos, aseguradora, entre otros, para solicitar su aprobación o comentarios y así garantizar que lo que se instalará es lo mínimo y lo que se requiere exactamente,
  • Existe documentación de soporte para estableces las políticas de inversión en el sistema de protección contra incendios,
  • El Departamento de Compras o los propietarios disponen de cantidades de obra y criterios homologados para solicitar presupuestos por la instalación.
  • En definitiva, porque al ahorrar tiempo, aumentar la productividad de la gestión de los departamentos de Seguridad y Procura de la organización, e instalando lo justo, EL CLIENTE AHORRA DINERO.

2.- Solicitar la revisión y aprobación del proyecto. Esta aprobación puede ser muy variada, pero se recomienda que sea primero el departamento de seguridad y de ingeniería del cliente quien haga una primera revisión. Luego, el proyecto se presenta al Cuerpo de Bomberos y/o aseguradora. Todas estas revisiones generarán observaciones que NUTRIRÁN de valor agregado positivo al diseño y por tanto, el producto final que es presentado será de alta calidad y libre de errores u omisiones.

3.- Llamar a un proceso de licitación. Con el proyecto revisado, mejorado y aprobado, el departamento de procura llama a un proceso de licitación. Para este fin, se recomienda, que las empresas llamadas a ofertar posean suficiencia y experiencia en el trabajo a realizar.

4.- Seleccionar la empresa y proceder a la instalación. La empresa debería demostrar idoneidad y experiencia en la instalación de los sistemas diseñados, y la ingeniería contiene la caracterización de cómo deben ser las empresas capaces de instalar lo diseñado.

Como apreciará el lector, el proceso no es complejo, pero tiene etapas que deben ser seguidas en forma sistemática. El producto final, los sistemas o medios de protección contra incendios, comprados y/o instalados según una ingeniería, poseerán una altísima calidad de instalación, serán provistos con garantía, cubrirán los requerimientos de protección, habiéndose hecho la inversión más justa y habrán sido puestos en marcha bajo el visto bueno de las autoridades.

2 Comments

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *