Errores y Omisiones Comunes en el Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios – Parte 3

Continuando con el artículo anterior, proseguimos con los errores y omisiones más comunes del Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios.

Ubicación de estaciones manuales, sirenas y luces espectroscópicas: Es común ver en los diseños e instalaciones que, sin animo de decir que está intrínsecamente mal o bien, que donde va una estación manual, va también una sirena con luz espectroscópica. Algo como lo que se muestra en la figura 1 siguiente:

Figura 1 – Instalación típica de estación manual con combo de sirena y luz estroboscópica

Pero no es conveniente decir al ver este arreglo que está mal sin revisar el diseño y los cálculos, pero si es importante decir de antemano, que no necesariamente una sirena va donde va una luz estroboscópica, y ambas, donde va una estación manual. Veamos porqué.

El porqué se deriva del hecho de que estos tres elementos tienen espaciamientos y ubicaciones diferentes, a saber:

  1. Las estaciones manuales deben ser instaladas a 1.5 metros de la puerta de salida del piso o la que lleva a la vía de escape. Luego de ubicar todas las estaciones manuales de esta forma, deben agregarse estaciones manuales adicionales en recorridos no mayores a 61 mts de longitud, medidos horizontalmente en el trayecto del piso [NFPA 72:2019:17.15.9.4]
  2. Las sirenas deben instalarse de forma tal que la potencia sónica del tono de la misma sea, para cualquier ocupante, en el caso de modo privado 10dB por encima del ruido ambiental, y en modo público, 15 dB por encima del ruido ambiental (hay otras consideraciones, no la citaremos aquí). Partiendo de la regla de los 6dB, la potencia sónica nominal por UL (para cámara con reverberación) de una sirena se mida a los 3 mts (10 pies) de distancia, y cada vez que se duplica esa distancia, se pierden 6dB de potencia sónica (sin incluir las pérdidas por puertas). Aplicando esta regla, para una sirena de 88 dB a 3 mts, la distancias y potencias sónicas serían similares a las de la figura 2:

Figura 2 – Distancias y potencia sónica de acuerdo a distancia de la sirena

En función de lo anterior, si consideramos un ambiente con un ruido ambiental de 66 dB, en modo privado, las sirenas podrían separarse en promedio cada 42 mts. Ya en este punto podemos observar que el distanciamiento de la sirena no tiene relación alguna con la ubicación de la estación manual.

  1. Las luces estroboscópicas, si se consideran en modo público (estas diferencias serán discutidas en la continuación de este articulo) deben ser espaciadas en cuadrados de dimensiones asociadas con la potencia lumínica de la luz estroboscópica. Esto lo podemos apreciar en la figura 3 siguiente, para el caso de las luces de pared (la distribución es diferente para las luces de techo):

Figura 3 – Ubicación y espaciamiento de luces estroboscópicas en modo público

Como se puede observar, la luz, dependiendo de su potencia lumínica en candelas, tendrá un cuadrado de cobertura. Un cuarto, o cuadrado de 6.10 m x 6.10 m puede cubrirse como mínimo con una luz de 15 Cd, y uno de 8.53 m x 8.53 m con una luz de 30 Cd como mínimo, y así sucesivamente, y así sucesivamente, considerando el uso de una sola luz.

Si el lector evalúa los tres métodos de ubicación y espaciamiento de los tres elementos, seguramente concluirá, que será solo por casualidad que coincidan en el mismo lugar, salvo que, ajuste los tres para que alguno de éstos esté subespaciado o limitado por la ubicación de alguno de ellos, sin demérito de incumplir con el espaciamiento de los tres.

Sin embargo, la práctica común es colocar en planos, y luego instalar en campo, una sirena con estrobo donde va una estación manual, generando esto la posibilidad de que, al menos en modo público, que exista un subdimensionamiento  o sobredimensionamiento de sirenas y/o luces estroboscópicas.

Luces Estroboscópicas, donde sea, cuando sea: Las luces estroboscópicas sólo son obligatorias en modo público, y su espaciamiento debe ser de acuerdo a la sección 18.5 de la NFPA 72 Edición 2019, y en modo privado cuando existan personas con discapacidad auditiva y/o el ruido ambiental supera los 105 dB. Salvo estas consideraciones (por favor consultar el código para detalles), las luces estroboscópicas no son obligatorias en modo privado, salvo que el diseñador así lo justifique o para cumplir las excepciones de la NFPA 72 ya mencionadas. Luego, si bien no es un error instalar luces estroboscópicas en modo privado, se deben justificar, y explicar el criterio de uso. Si no son requeridas, y solo las quiere agregar como un complemento de la notificación audible (o por aquella cuestión cultural de los especialistas de HSQ que les gusta ver una luz donde hay una sirena), debe indicar que son suplementarias para justificar su uso.

Cálculo de las baterías de respaldo del panel: Otra omisión común es la de colocarle a todos los paneles, con independencia del número de dispositivos y carga en corriente, las mismas 2 baterías de 7AH x 12 VDC. Mucha documentación que recibo a veces carece del cálculo de las baterías de backup, y en los listados de cantidades aparecen, cientos de detectores, módulos y decenas de sirenas y las baterías son las mismas 2 baterías de 7AH x 12 VDC. Si bien el calculo de baterías es obligatorio por 7.4.10 (todas las referencias son a la NFPA 72 Ed 2019, salvo indicación contraria) la sección 10.6.7.2.1 pide que la fuente de energía auxiliar provea potencia por 24 horas en condición de reposo (stand by) mas 5 minutos de energía en alarma. Si para todos los casos, las baterías son iguales, estos tiempos de stand by y alarma no serían alcanzados. Un panel como el FNP-1127 de Hochiki, sin absolutamente nada conectado (sin sensores ni módulos ni sirenas) requiere de 5,8 AH de baterías de respaldo (habría que instalar baterías de 7AH), y al instalar el lazo con 100 sensores, 27 estaciones manuales y 3.0 amperios en las NACs, requiere de 7,8 AH de baterías de respaldo  (habría que instalar baterías de 9AH o 12 AH según disponibilidad). Por esta razón, instalar las mismas baterias siempre, exponen al diseñador e instalador a que el panel no podría cubrir la reserva requerida por 10.6.7.2.1. Los cálculos fueron obtenidos de una aplicación de Hochiki que puede ser bajada en https://www.hochikiamerica.com/img/product/description/HCA_Battery_Calculator_2.01.xls .

En las próximas partes de este articulo seguiremos discutiento de las omisiones y errores comunes. Agradecemos sus comentarios y sugerencias como también propuestas de tema para seguir desarrollando.

1 Comments

  1. Pingback: Errores y Omisiones Comunes en el Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios – BLOG DE PREVENCION Y SISTEMAS CONTRA INCENDIOS

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *